8 Mitos sobre la psicoterapia

¡La psicoterapia es para personas locas, tristes o enfermas!

 

¿Esta afirmación te suena familiar? Seguramente la has escuchado. Aunque las cosas han ido cambiando y la generación de ahora está más abierta a recibir psicoterapia. Sin embargo, aún existen muchos mitos de la psicoterapia, los cuales queremos debatir en este post. 

 

La psicoterapia es un proceso que supone de un tratamiento para los trastornos mentales y emocionales. De igual modo, es importante dejar en claro que este tratamiento debe ser proporcionado por un profesional que en este caso sería el psicólogo. 

 

¿Cuáles son los mitos más frecuentes acerca de la psicoterapia?

 

Antes de mencionar los mitos sobre la psicoterapia, es importante destacar que tomar la iniciativa de ir a psicoterapia puede llegar a ser un reto. Esto se trata de una decisión de responsabilizarnos y tomar las riendas de muchas situaciones que nos suceden. 

 

Igualmente, todos y todas tenemos aproximaciones sobre qué es la psicoterapia. Incluso podemos llegar con una creencia determinada en la primera sesión o considerarlas al momento de tomar o no la decisión de acudir, y muchas de ellas serán acertadas mientras que otras no. 

 

Esto implica que podamos alejarnos de la oportunidad de tener ese encuentro tan necesario para conocerse a sí mismo. Y todo lo que involucra un posicionamiento profundo sobre nuestro transitar en el mundo. Así que, si este ha sido tu caso, te invito a reflexionar sobre estos discursos.

 

Ahora sí, compartiremos aquellas ideas más frecuentes que se relacionan con la psicoterapia: 

 

  • “La terapia sólo sirve para que te den consejos y te digan qué hacer” 

 

Uno de los mitos de la psicoterapia más comunes es pensar que los psicoterapeutas/analistas dan consejos o leyes sobre cómo vivir de la mejor forma. Y con esto no queremos decir que sea algo malo, ya que todas las personas tenemos la capacidad de escuchar y emitir consejos. Sólo que esto no define el proceso terapéutico. 

 

Así que partiendo de que no existe un manual de vida con instrucciones sobre qué hacer, esperar a que el terapeuta e incluso cualquier persona te diga qué hacer, resulta perjudicial. Lo ideal es que analices tu incidencia en el mundo y que logres responsabilizarte de tus acciones, acciones que a veces son difíciles de identificar. 

 

En este sentido, el profesional en psicoterapia es el eslabón que te guiará para que tú puedas encontrar tus propias respuestas. A diferencia de cualquier plática que tienes con tus familiares, amigos o conocidos, un terapeuta se rige de un código ético y de la preparación epistemológica al momento de intervenir.

 

  • “La psicoterapia te dará la felicidad”

 

La terapia no proporciona necesariamente felicidad ya que hablamos de un estado complejo y esporádico como cualquier otra emoción. 

 

Al momento de abrir tus historias, deseos, experiencias, aspiraciones, ilusiones y frustraciones, se abre una caja de emociones y sensaciones que te acompañan a lo largo de tu vida, sólo que con la diferencia de que se debe dar lugar a cada una de ellas al identificar la intensidad y durabilidad en diferentes situaciones, problemas o contextos.

 

  • “Me tengo que llevar bien con mi psicoterapeuta”

 

No necesariamente te debes llevar bien con tu terapeuta o debe ser tu mejor amigo o amiga. Sólo que sí es importante que no sea un tema que te imposibilite a profundizar en tus emociones u objetivos. 

 

De hecho, como cualquier profesionista, es una persona con interés, impresión y formación. Por consiguiente, si no te sientes a gusto, puedes cambiar de terapeuta y enfoque, ya que no todos trabajan de la misma forma.

  • “Debe haber cambios desde la primera sesión” 

 

La psicoterapia es una apuesta para poder profundizar, direccionar o planificar cualquier objetivo, y el motivo de consulta siempre es personal. 

 

Por esta razón, no existe un método que pueda asegurarte que desde la primera sesión tendrás los resultados esperados. Esto se trata de un trabajo de tiempo, dedicación, confrontación y asimilación. De igual modo, es importante recordar que cada proceso es distinto y hay resultados que pueden llegar a tardar en salir. 

 

Por supuesto, cualquier cambio que vaya sucediendo los notarás e irán encaminados a tu deseo, no al de los demás.

  • “Todos los procesos terapéuticos son iguales”

 

Es imposible que todos los procesos se lleven de la misma forma, porque así como todas las personas son distintas, lo mismo sucede con las dinámicas terapéuticas. 

 

No sólo influye las razones que ocasionaron esta decisión, tiene que ver el proceso de asimilación, la temporalidad, el motivo de consulta, la resistencia que puedes llegar a tener, el enfoque del terapeuta y tu desenvolvimiento personal.

  • “El terapeuta debe hacerse cargo del problema”. 

 

Este es otro de los mitos sobre la psicoterapia breve. Es muy común que las personas que acuden a un servicio psicoterapéutico aborden un problema y esperen a que el terapeuta lo “resuelva” en cuestión de segundos, lo cual es complicado y hasta antiético. 

 

Entendemos que puede ser mucha la angustia, el miedo y la duda al momento de iniciar un proceso, sin contar la carga de energía que se deposita al tocar temas profundos y que posiblemente no hayas tenido la oportunidad de externar con anterioridad. El terapeuta únicamente será esa luz que te guiará a que logres tomar las riendas de tus problemas.

 

  • “La psicoterapia es un verdadero lujo por ser tan costosa”

 

En la mayoría de los casos la psicoterapia es vista como un lujo, aunque si nos sinceramos su coste llega a ser más razonable de lo que podemos pensar al tomar en cuenta ciertos factores. Aunque para muchos esto no sea tan certero, ya que son muchos problemas los que nos podemos ahorrar con terapia. 

 

Por supuesto, también es importante tomar en cuenta el contexto social de cada persona ya que para algunos puede resultar dificil pagar una sesion de terapia. Lo importante es que la salud mental es integral y al no contar con los medios para acceder a terapia, existen otras acciones que pueden ser utiles para procurar nuestro bienestar emocional.

  • “La psicoterapia es únicamente para tratar trastornos de la salud mental”. 

 

La psicoterapia tiene muchas funciones y hay diferentes enfoques con estilos de abordaje. 

 

No obstante, creer que sólo las personas que tienen alguna afección, ya sea bioquímica, fisiológica y/o neurológica deben ir a terapia, es uno de los errores más comunes, además de que hay una calamidad en muchos contextos al decir que la psicoterapia es para mujeres y hombres con un toque de locura. 

 

Parte de esto se debe a la difusión mediática e histórica. Pero afortunadamente, cada vez más existen escenarios, plataformas y espacios para desmontar estas creencias perniciosas y que más personas se puedan beneficiar y darse la oportunidad de trabajar en cualquier situación que obstruya su transitar por la vida.

 

Todos podemos acudir a psicoterapia

 

Aunque el mito sobre psicoterapia sigue presente, es importante mencionar que acudir a psicoterapia tampoco es cuestión de hablar del pasado. En cambio, pueden ser varios los motivos que te encaminan a trabajar cualquier proceso terapéutico. La experiencia es personal y la única forma de procesarlo es permitiéndote vivir este proceso que implica apalabrar tus historias y crear nuevos sentidos de ser, estar y desear.

 

Por lo tanto, si eres del grupo de las personas que evita ir a terapia por no tener un buen concepto de este tratamiento científico, ya es hora de que vayas dejando de creer en los mitos de la psicoterapia que acabamos de mencionar.

 

Siempre habrá tiempo para que #HablemosDeEmociones en terapia. Y si no puedes acudir de forma presencial, en Astronauta Emocional también contamos con nuestro servicio online. En nuestro centro trabajamos para conectar mis emociones, anímate y no te arrepentirás.