Sufrí bullying de niño, ¿Cómo afecta mi vida adulta?

Consecuencias del buylling en la vida adulta

Sufrí bullying de niño, ¿Cómo afecta mi vida adulta?

¿Alguna vez viste la película de Jumanji? Una de las primeras escenas de este largometraje de los noventas, es el niño Alan Parris corriendo a toda velocidad, tratando de escapar de un grupo de jóvenes quienes tratan de “darle su merecido”.

De hecho,(spoiler alert) el acoso que sufre Alan es lo que desencadena toda la película, pues Alan crece con miedo y ansiedad para enfrentar diversas situaciones de su vida 🐒

Este tipo de escenas, niños persiguiendo a otros niños para golpearlos,  se repiten en muchas películas y lamentablemente no son ajenas a la vida real. 😪

Por décadas, el acoso escolar o bullying contra niñas y niños fue normalizado como parte de la vida en las aulas. ¿Quién no recuerda  las “bromas” de poner pegamento en el asiento del compañero o las burlas al que usaba lentes o brackets? 

Hoy sabemos que el acoso escolar no es cosa de simples bromas, sino que puede dejar secuelas irreparables en la vida de muchas personas: en los adolescentes y niños, cada vez son más frecuentes los casos de aquellos que optan por el suicidio como forma de escapar al bullying.

Mientras que en adultos que vivieron acoso escolar, es muy común que enfrenten  trastornos de depresión y ansiedad, así como baja autoestima y miedo social, ocasionados como respuesta a todo el bullying al que fueron expuestos.

En este blog hablaremos precisamente de eso: del acoso o bullying, trataremos cuáles son sus principales causas y tipos, así como algunas de  las consecuencias de sufrir acoso escolar. También te brindaremos herramientas para que sepas cómo afrontar el bullying, así que quédate a leer hasta el final. 🚀

índice de contenidos

¿Qué es el bullying o acoso escolar?

Primero queremos dejar bien en claro que el bullying o acoso escolar es una forma de violencia de otras tantas que hay. 

En México, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)  define al bullying como aquellos actos físicos o psicológicos que son ejercidos de forma sistemática y repetida por un estudiante o grupo de estudiantes sobre otro u otros compañeros, con el propósito de intimidarlos, someterlos o humillarlos. 

(No por nada el término bullying viene del verbo en inglés “ to bully”, que significa intimidar😣). 

De las causas, vamos a hablar más adelante, por ahora sólo diremos que algunas de las que la CNDH ha identificado es que el bullying es empleado por las y los adolescentes o incluso las y los niños como una forma de rechazo a lo que es distinto.

Los primeros estudios del acoso escolar datan de los años sesenta y setenta, cuando psicólogos de Finlandia y Noruega comenzaron a observar lo que ocurría en los patios de recreo de algunas escuelas. Lo que encontraron es que muchos centros escolares compartían en común problemas de agresión entre sus estudiantes.  

 No fue sino hasta 1982, luego de que diez niños cometieran suicidio como consecuencia del abuso escolar que sufrían, cuando el  bullying tomó relevancia en esos países, entonces los gobiernos empezaron a actuar y el término comenzó a masificarse. 

Entre los primeros investigadores que hablaron del bullying se encuentra el psicólogo Dan Olweus  quien aseguró que en el fenómeno del acoso escolar la persona que lo padece tiene dificultad para defenderse a sí mismo. El experto además aseguró que el bullying incluye tres elementos importantes:

❌ Implica acciones no deseadas y negativas, es decir, la víctima no pide recibir esas acciones. 

❌Incluye un patrón de comportamiento que se repite una y otra vez

❌El acoso se da en un desequilibrio de poder o fuerza

Por último queremos decirte que el bullying no es la única forma posible de violencia dentro de una escuela. Al interior de un aula pueden darse otras formas de violencia, como peleas, formas de disciplina física, vandalismo, etc, que si bien son violencias y no debemos permitirlas, no son bullying. 

Recuerda que para que sea acoso escolar, la clave está en que se trata de acciones repetidas y sistemáticas.

BULLYING

Tipos de bullying o acoso escolar

Como ya dijimos el acoso escolar o bullying puede ejercerse de forma física o psicológica, sin embargo también existen rangos y grados, pues además a medida que avanza el mundo los tipos de acoso escolar también van modificándose.

En el mundo de la psicología una primera división de los tipos de acoso escolar puede ser la siguiente. 

🚨 Acoso físico

Es el tipo más evidente de bullying. Puede verse en forma de empujones, patadas, cachetadas, golpes, etc. Y lamentablemente se da con más frecuencia en la etapa inicial de la educación, como la primaria y secundaria.

🚨Acoso verbal

Se observa a través del uso de apodos o sobrenombres despectivos e insultos sobre el aspecto físico o cualidad de una persona.  En esta categoría también entran las llamadas telefónicas ofensivas, el uso de lenguaje sexual que provoca incomodidad en otra persona y  la propagación de rumores falsos.

🚨Acoso no verbal

 Incluye desde gestos agresivos y groseros hacia otras personas, como también  acciones para ignorar, excluir y aislar a la víctima. También se cuentan en esta categoría daños materiales, como romper o robar las pertenencias de quien recibe el acoso. 

🚨Ciberacoso, ciberbullying o grooming

Es una variante del acoso que se produce a través de internet. En este tipo de bullying es más difícil (más no imposible) identificar al acosador pues existen métodos que dan la sensación de anonimato. El ciberacoso puede ser a través de mensajes de texto, fotografías o vídeos difundidos en redes sociales, correos electrónicos, sesiones de chat o incluso a través de programas de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram.

También se consideran ciberacoso las grabaciones con el celular, la publicación de datos personales, y hasta el uso de software espías y virus.

Todas estas formas de acoso escolar  pueden producir daño emocional y psicológico a quien lo sufre. De las consecuencias del bullying vamos a hablar más adelante, así que sigue leyendo.

CONSECUENCIAS DEL BULLYING EN ADULTOS

Causas del bullying o acoso escolar

Un dato alarmante es que de acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), a nivel mundial, al menos uno de cada tres estudiantes de entre 13 y 15 años padece o ha padecido acoso escolar. 😨

Por eso, seguramente una de las preguntas que cruza por tu mente es ¿Por qué se da el bullying en los colegios y escuelas? ¿Qué causa el acoso escolar? 

Vamos por partes. El bullying se trata de un fenómeno complejo. La misma Unicef explica que son muchas las causas que pueden provocar el acoso escolar, sin embargo, un factor clave es: la agresión y violencias que viven las infancias.

Según la Unicef, las y los niños, así como las y los adolescentes aprenden la agresión de los adultos o de otros niños y niñas a través de la observación y porque ellos mismos lo viven en su familia. También es muy común que vean estos comportamientos en programas de televisión o las redes sociales, por lo que es más probable que se replique la violencia en los entornos donde puedan ejercerlos como la escuela o con grupos de amigos. 

BULLYING BROMA VIOLENCIA

El problema se vuelve aún mayor porque esta violencia aprendida generalmente se refuerza con consecuencias positivas para el agresor, por ejemplo risas o celebraciones de los padres porque “el niño o la niña ya aprendió a defenderse”, o “porque es muy fuerte”. Otra situación que favorece esto es la cultura de entretenimiento como las series, películas o reality shows (pensemos en cuántos programas de televisión hacen burlas abiertas como parte de sus dinámicas). Lo anterior hace que  el bullying se tome como una conducta normal y generalizada por todos.

La CDNH además añade que estás conductas son un reflejo de otras formas de interactuar de la sociedad. Así, en México, un país que según sociólogos ha experimentado clasismo y racismo por muchas décadas, el bullying o acoso escolar generalmente se dirige a estudiantes que son percibidos como “diferentes” y “raros”.

Tanto la CNDH como el Unicef invitan a reflexionar que si bien el acoso escolar empieza entre dos personas, sus consecuencias se van extendiendo hasta alcanzar a toda la comunidad. 😨

VIOLENCIA SE APRENDE

Principales consecuencias del bullying

Como dijimos al inicio del blog, el bullying tiene consecuencias para todos,  no sólo para las personas que resultan víctimas. Su impacto puede ser principalmente psicológico y mental. Lo grave es que estás consecuencias del bullying pueden llevarse hasta la vida adulta.

La Unicef alerta que si bien los efectos del bullying dependen mucho de las circunstancias personales e influyen en sus capacidades individuales como el afrontamiento o la resiliencia. Sin embargo, las infancias pueden llegar a desarrollar cuadros de estrés agudo, ansiedad, depresión, sentimientos de aislamiento y daños graves a la autoestima. 

Los afectos también pueden ser a nivel mental, pues también se han encontrado casos de jóvenes que presentaron problemas cognitivos.

CONSECUENCIAS DEL BULLYING

En su fase más aguda, el bullying también ha provocado situaciones aún más graves como que los jóvenes cometen suicidio, incluso se ha reportado en países como Estados Unidos que las víctimas se convierten en victimarios, atacan con armas los centros escolares, matan a sus agresores y luego ellos mismos también se producen la muerte. 

Las y los agresores también pueden sufrir consecuencias que pueden afectar de por vida. Algunas de ellas son: normalizar el ejercicio de la violencia y legitimarla como forma de alcanzar objetivos; conductas delictivas, incluyendo violencia intrafamiliar y de género; dificultades de adaptación social y estigmas, entre otras.

autolesiones cutting

Como dijimos, el bullying “también se hereda” por lo que muchas víctimas pueden cargar con las consecuencias del acoso hasta la edad adulta. 

¿Cuáles son las principales consecuencias del bullying en la vida adulta? A continuación, te presentamos  las más importantes. 

👽 Baja autoestima

Si bien el tener una mala concepción de uno mismo es una consecuencia que sufren las víctimas desde la infancia, se puede cargar con esta por mucho tiempo. Los adultos que experimentaron bullying pueden sufrir de falta de confianza en sí mismos, situación que afecta en sus relaciones familiares y hasta en los trabajos.

 También, podrían atravesar por trastornos de la conducta alimenticia, pues tienen una concepción distorsionada de ellos mismos y sus cuerpos. Algunos sentimientos que pueden perseguir a los adultos con baja autoestima son: sentirse incapaces de lograr cosas en su vida, pensamientos de que es poco merecedor de afecto  y pensamientos de desvalorización. 

👽 Inhibición y/o desconfianza hacia los demás

Uno de los comportamientos de una persona que sufre bullying suele ser el aislamiento social. Las niñas y niños, así como las y los adolescentes pueden normalizar el sentimiento de “estar solos”, además aprenden que “no se puede confiar en nadie porque cualquiera te puede dañar”.

Estas mismas conductas se llevan a la vida adulta,  derivando en personas que si bien se relacionan socialmente, evitan hablar de sus problemas o de cualquier aspecto personal o íntimo, así como pedir ayuda en situaciones cotidianas.

SENTIMIENTO DE SOLEDAD BULLYING

👽 Falta de habilidades sociales

El aislamiento social sufrido en la infancia a consecuencia del bullying puede provocar que a los adultos les cueste trabajo relacionarse. Muchos de ellos también pueden presentar ansiedad social o en grados más extremos, fobia social.

👽 Dificultad para poner límites

La asertividad entre otros aspectos, se define como la capacidad para poner límites de la forma más sana posible, es decir, defender nuestros intereses sin lastimar a otros. Esta es una habilidad que se aprende, por lo que muchos niños y niñas que vivieron bullying, de adultos presentan dificultades para defender sus formas de ser, así como para poner límites. 

La terapia psicológica puede ser un gran aliado para tratar estas y otras consecuencias del bullying. En Astronauta Emocional contamos con expertos en la salud mental que pueden orientarte y ofrecerte herramientas para que tú te puedas sentir mejor. Conócenos y pide más información en el siguiente botón. 

¿Cómo superar las consecuencias del bullying en la vida adulta?

Si viviste bullying en tu etapa de niñez o adolescencia, el primer paso es aceptarla y reconocerla. A veces es tanto el dolor que nos genera una experiencia que es difícil identificar una situación en concreto, por eso es importante que la nombres.

La primera recomendación que hacen expertos de la salud mental para superar las consecuencias del bullying cuando se es adulto es que busques ayuda, ésta no necesariamente tiene que ser desde la psicoterapia, puedes buscar la herramienta que más te funcione. 

NORMALICEMOS PEDIR AYUDA

En la terapia psicológica, que es lo que más conocemos nosotros, te pueden ofrecer técnicas y herramientas avaladas desde la ciencia, que pueden ayudarte a gestionar y resolver todas esas emociones y conflictos relacionados con el bullying del que fuiste víctima.

La psicoterapia además tiene el plus de que puede ofrecerse tanto para niñas y niños, como para adolescentes o adultos. 

En Astronauta Emocional contamos con especialistas en terapia para adolescentes y para adultos. Conoce más información sobre los temas en que pueden ayudarte nuestros terapeutas.

Ahora bien, si en este momento no es la opción para ti, te compartimos tres herramientas que podrían serte de gran ayuda para superar las secuelas del bullying.

🚀 Trabaja tu autoestima

Es muy importante que si tu autoimagen quedó lastimada con el bullying que sufriste, sea reparada. Ahora que eres adulto, enfócate en conocerte a ti mismo, descubrir quién eres, qué actividades te gustan, qué te da miedo y qué sueños te gustaría alcanzar.

Construir tu autoestima es una tarea diaria y no se da de la noche a la mañana, sin embargo, es imposible. Escribir un diario donde hables contigo mismo, podría ayudarte a tener más información sobre ti mismo y tus pensamientos.

🚀 Permítete expresar lo que sientes

SENTIR TODAS TUS EMOCIONES

Es fundamental que todas las emociones que sentiste y todo lo que sientes ahora, puedas expresarlo sin temor. No importa sin son emociones o pensamientos positivos o negativos, ¡exprésalos! pues te ayudará a entender lo que has vivido y cómo nos ha afectado.

Encuentra formas sanas de expresar lo que sientes, puede ser cantando, pintando, bailando, escribiendo… no hay límites

🚀 Redes de apoyo

Es vital buscar y afianzar tus redes de apoyo. Pueden ser amigos, familiares o personas cercanas a quienes les tengas mucha confianza. La clave es fomentar estas relaciones y apoyarte de ellas para expresar cómo te sientes o lo que piensas. 

Si te es cómodo, habla con ellas de lo que viviste. Recuerda que no estás solo.

El bullying es un fenómeno muy complejo, por ello es importante que si viviste bullying y sientes que ya no puedes más, busques ayuda de un profesional sin dudarlo



¿Hablamos?