¿La terapia me está funcionando? Cómo saberlo

¿La terapia me está funcionando? Cómo saberlo

La terapia psicológica es una excelente alternativa para cuidar tu salud mental por muchas razones: te puede dar herramientas para gestión emocional, para poner límites, para llevar a la práctica el autocuidado; incluso te puede ayudar a mejorar tus relaciones con otras personas, entre muchas cosas más.

Sin embargo, cuando traemos broncas medio cañonas y las hemos estado cargando por mucho tiempo, puede ser que el proceso terapéutico tarde un poco. Los comportamientos que hacemos desde hace años no cambian de un día para otro, amix. Pero sí hay señales que nos pueden indicar que vamos por buen camino, si quieres saber cómo saber si la terapia me está funcionando, sigue leyendo 👀.

Índice de contenidos

¿Por qué comenzar terapia?

Vamos por partes, para empezar, ¿por qué ir a terapia?, ¿para qué me sirve? Bueno, los beneficios son varios. Como ya te habíamos mencionado, tomar psicoterapia puedes adquirir herramientas para diversas situaciones.

Ir a terapia no te va a resolver la vida mágicamente, ni hará que nunca vuelvas a tener un problema.  Lo que sí puede hacer es ayudarte a saber cómo reaccionar de una manera sana ante ellos. Además, también puedes hacer una labor de autoconocimiento y mejorar la relación contigo mismo. Por si fuera poco, también obtendrás un punto de vista neutral de las situaciones que se te presenten, ampliando así tu perspectiva de las cosas. Esto a muy grandes rasgos, porque los beneficios de ir a terapia son bastantes, Astronauta 😎.

¿Cuánto tarda un proceso de psicoterapia?

Es una de las preguntas más comunes cuando vamos a comenzar un proceso psicoterapéutico. Aunque nos gustaría darte una respuesta concreta, la verdad es que no la hay 🫠. La duración de un proceso terapéutico puede depender de diversos factores como: los objetivos, el motivo de consulta, el compromiso que tengas con el proceso, entre otros. Aun así, en promedio, la terapia psicológica puede durar de 12 a 15 sesiones. Toma en cuenta que todos los casos son diferentes y este periodo se puede ampliar, incluso, por años.

Señales que me indican que la terapia me está funcionando

Ahora sí viene lo chido. Aunque el progreso en terapia puede ser un poco difícil de notar y, a veces, tardado, hay señales que nos indican que vamos por buen camino y que la terapia me está funcionando 😉, aquí te presentamos algunas de ellas.

Gestionas mejor tus emociones

Hagamos un ejercicio, Astronauta, ¿cuántas emociones puedes nombrar? Y sí, se vale que nombres las de Intensamente 😅, pero ojo que no son las únicas. Existen un montón de emociones más allá de la tristeza, la felicidad o el enojo, pero si no podemos ni nombrarlas, ¿cómo podremos identificarlas? En terapia, podrás reconocerlas e identificarlas, así como también, gestionarlas de acuerdo a cada situación 🤗. 

Y no se trata de controlarlas o reprimirlas, sino saber de qué manera puedes canalizarlas sin que resulten nocivas para ti o para las personas que te rodean. 

La confianza en ti aumenta

Tener confianza y seguridad en nosotros mismos nos puede ayudar a ser más resilientes y a tomar mejores decisiones. Las personas que no tienen confianza en sí mismos, tal vez lleguen a depender mucho de la aprobación de otros, por lo que sus propios deseos o intereses quedarían en el olvido. Si la confianza en ti mismo está aumentando, puedes sentir más seguridad en tus talentos, conocimientos y habilidades de una manera realista. Es decir, ni muy muy ni tan tan, tampoco se trata de ser arrogantes o hacer menos a los demás, quiere decir que todo lo aprendido en terapia está dando excelentes resultados 🚀. Lo cierto es que aumentar la confianza en nosotros mismos y fortalecer el amor propio, nos puede ayudar muchísimo 🫶.

No temas en acudir a las sesiones

Comenzar con el proceso terapéutico puede ser complicado, ya que las cosas nuevas pueden ponernos un poco nerviosos siempre. Si no hemos acudido y no sabemos cómo es una sesión de terapia psicológica, es normal que podamos sentirnos paniqueados 🥹. A pesar de eso, se esperaría que, conforme pasen las sesiones, puedas ganar mayor seguridad al asistir a ellas, incluso, llegar al punto en el que esperes con ansias esa sesión, ¿a quién no le gusta un lugar seguro donde se pueda expresar? Y decir, la terapia me está funcionando 🫶🏽

Cuidas más de ti

Amix, cuando pensamos en autocuidado, a lo mejor se nos viene a la mente esa imagen de alguna mascarilla, ver nuestra serie favorita o comer algo delicioso. Aunque este tipo de apapacho con nosotros mismos es super válido, la verdad es que no es el único ni el mejor, esta imagen está muy influenciada por el marketing o las pelis 🙃.

También, hay otras formas de cuidado que tal vez nos pueden costar más trabajo y quizá hasta puedan doler al principio. Ok, ok, a nadie nos gusta esa sensación, a lo que nos referimos es que cambiar creencias que por años adoptamos como propias, o soltar relaciones o hábitos que no nos hacen bien puede ser algo difícil.

Sin embargo, los efectos pueden ser mejores y más duraderos, por ejemplo, aprender a poner límites, alejarnos de esa relación tóxica que nos está dañanado o ser más asertivos. El autocuidado se puede ver reflejado en un montón de ámbitos en nuestra vida y no solo en un finde de Netflix & chill. 

Haces match con tu terapeuta

Este punto es súper importante porque la confianza en tu terapeuta involucra varias cosas, para empezar, el hecho de que te sientas en un espacio seguro para expresarte libremente, contarle tus preocupaciones y que pueda ayudarte en todo lo que necesites. 

Por otro lado, la confianza también será importante si en algún momento comienzan a trabajar en áreas de oportunidad que tú, igual y ni consideras cruciales, pero confiar en él y en el proceso puede ser vital para ti como paciente 🧑🏽‍🚀.

¿Cómo puedo medir los avances?

Este punto lo puedes desarrollar de la mano con tu terapeuta, será un trabajo en equipo y lo pueden ir trabajando desde las primeras sesiones, asimismo reflexionar si la terapia me está funcionando:

🚀 Establece objetivos claros: con ayuda de tu terapeuta, pueden implementar un plan de trabajo que trace un camino claro para ambos para saber qué cuestiones van a tratar, en qué orden y con qué fin. Esto dependerá mucho de la opinión profesional de tu psicólogo para ver cuáles son las situaciones que requieren ser atendidas en primer lugar.

🚀 Registra los posibles avances: amix, imagínate que de repente te encuentras en una situación problemática y, en lugar de que reacciones como siempre lo haces, empleas alguna de las estrategias que te recomendó tu terapeuta. Ese momento en el que te cachas haciendo algo super chido y por tu bien es super cool 😎. Llevar un registro de estos avances te puede ayudar a que tú mismo te des cuenta de todo el trabajo que puedes ir cosechando, por muy sutil que sea.  

🚀 Haz una evaluación junto con tu terapeuta: después de un tiempo, pueden ir analizando los avances que vas logrando. Esto permitirá que te des cuenta, con resultados muy claros, que la terapia te está funcionando y, además, podrán permitirles a tu terapeuta y a ti verificar si el plan de trabajo inicial está funcionando o si es necesario hacer algunos ajustes. 

Siento que no avanzo, ¿qué sigue?

Amix, también puede darse el caso de que de plano sientes que no hay avance y esto puede ser por varios motivos: la falta de compromiso del paciente, un entorno o contexto poco favorable, un terapeuta inadecuado, entre otros. Iniciar terapia involucra un compromiso por parte de ambos, pero en el caso del paciente, se debe tiempo y esfuerzo para cambiar las conductas que lo están dañando. Ahora, si tú como paciente estás poniendo todo de tu parte, pero no acabas de tener confianza con tu terapeuta, aquí te dejamos algunas red flags que puede presentar un terapeuta:

  • Habla demasiado de sí mismo.
  • Te juzga o no respeta tus valores.
  • Te sientes peor después de una sesión.
  • No respeta la confidencialidad.

Por el contrario, algunas señales que indican que el terapeuta sí es buenísimo en lo suyo y que es el indicado para ayudarte son las siguientes: 

  • La información sobre él no es excesiva.
  • No se limita a aconsejarte, sino que te alienta a que descubras tus propias herramientas.
  • No se vincula contigo fuera de la sesión.
  • Te escucha activamente.
  • Las preguntas que te hace son con un fin terapéutico.

 

Si quieres saber más sobre cómo saber si un psicólogo es bueno o deseas saber cómo elegir al más adecuado para ti, da clic aquí.

Recuerda que en Astronauta Emocional contamos con el equipo de Customer Hapiness (formado por psicólogos) que te brindará una guía para saber qué psicólogo y corriente psicológica son los más adecuados para ti de acuerdo a tu motivo de consulta, porque, sí amix, hay varios tipos de terapias psicológicas que te pueden ayudar, ponte en contacto con nosotros.  



¿Hablamos?