6 Recomendaciones para lograr tus metas

6 Recomendaciones para lograr tus metas

Cuando hablamos de propósitos de año nuevo y cómo lograrlos, generalmente hay dos grupos de personas: las que estás super emocionadas, hacen su lista de objetivos y hasta tienen trazados planes para lograrlos 🤓; por otro lado, están las que no se emocionan nadita con los propósitos de año nuevo 😑. Ambos pensamientos están super bien, amix, y, aunque no seas un entusiasta de los propósitos de año nuevo, los objetivos o metas que puedas proponerte sí son importantes, no solo al comienzo de cada año, sino todos los días.

Índice de contenidos

La importancia de establecer metas

Hay diversas razones por las cuales establecer metas es muy recomendable, pero una de las más importantes es la motivación. Todos tenemos días buenos y días malos, a veces, las cosas no salen como esperamos, pero la motivación será una aliada super valiosa cuando eso pase, ya que nos ayudará a seguir adelante aunque las cosas se pongan complicadas 😵. Además, las metas son fundamentales para mantenerte enfocado y medir tu progreso, pues no estarás a la deriva sin un propósito claro, al contrario, tus acciones tendrán un fin. En consecuencia, sabrás cómo tomar decisiones o, al menos, te será un poco más sencillo, porque podrás tomarlas con el objetivo de llegar a tus metas 🤩.

¿Por qué no cumplimos nuestras metas?

Las razones por las que puede ser difícil llegar a cumplir las metas son muy diversas, pero aquí te decimos algunas para que vayas tomando nota por si te identificas con una, conozcas tus áreas de oportunidad y, ahora sí, puedas lograr tus metas.

🚀Falta de confianza en ti mismo: si no crees en tu capacidad para lograr tus metas, desde ahí podrías estar fallando pues, desde el inicio del proceso, tendrías la seguridad de que no lo lograrás 😓. Reconoce tus habilidades y, si consideras que no son suficientes para lograr lo que quieres, recuerda que también puedes mejorar o adquirir nuevas en el camino. Además, la falta de confianza en ti mismo podría provocar el síndrome del impostor, haciendo que tengas actitudes de autosabotaje o un constante sentimiento de culpa. Si de plano sospechas que esto es un obstáculo para ti, podría ser bueno que acudas a terapia para trabajar en tu autoestima y amor propio.

🚀No tienes una meta definida: recuerda que tus metas deben ser realistas, medibles y debes poner un tiempo establecido para cumplirlas. Toma en cuenta estos factores para que tu meta esté bien definida, por eso no basta con decir “quiero hacer más ejercicio”. Por ejemplo, si tu meta es hacer una hora de ejercicio diaria, pero jamás has hecho ejercicio, entonces podrías establecerla de este modo: el primer mes, haz el propósito de hacer 20 minutos de ejercicio al día; el segundo puedes subirlo a 30 y así sucesivamente hasta llegar, finalmente, a una hora de ejercicio. Esta meta cumple con los criterios, ¿ves la diferencia? 👀

🚀Te enfocas más en los resultados que en el proceso: sabemos que los resultados son muy importantes, de hecho, todo el esfuerzo es para lograr un buen resultado, pero también considera que la meta puede cambiar o puede que te tardes más tiempo en lograrla por diversos factores que en un inicio no tenías considerados. Es importante que  reconozcas el esfuerzo que estás haciendo durante el proceso, al igual que los pequeños logros obtenidos. 😉

De igual forma, durante el proceso puedes aprender y disfrutar el camino, lo que a veces es mucho más satisfactorio que el resultado en sí 😉.

🚀Te sobreexijes: la sobreexigencia y el perfeccionismo pueden ser negativos, Astronauta, ya que pueden provocarte sentimientos como frustración o enojo, si las cosas no salen como esperabas. Este punto va de la mano con el anterior: recuerda que las metas pueden ir cambiando o evolucionando de acuerdo a lo que vayas viviendo en el proceso, también se vale, amix 😊. Recuerda que una cosa es estar comprometido con tu objetivo y otra muy diferente es estar todo estresado, frustrado o, incluso, llegar a algo un poquito más serio como la ansiedad, por querer cumplirla

Tipos de metas

Aquí no te prohibimos soñar en grande, amix, pero sí te alentamos mucho a que seas muy realista con tus metas. Si una meta es muy grande, lo mejor es ser muy realista con cuánto tiempo y esfuerzo te llevará cumplirla, por lo que clasificar tus metas en corto, mediano y largo plazo, te ayudará mucho 🙌.

Metas a largo plazo

Estas metas son las más difíciles de lograr, las que involucran más recursos, esfuerzo y, por consiguiente, más tiempo también 😲. Por lo tanto, pueden ser aquellas que te llevarán bastante tiempo alcanzarlas, por ejemplo: si tu meta es viajar por el mundo cómodamente y en hoteles cool, pero tu sueldo solo te permite ahorrar una pequeña cantidad de dinero, probablemente tengas que juntar poco a poco el dinero por un tiempo considerable, a lo mejor, incluso te llevará años alcanzar esta meta.

Metas a mediano plazo

Nos ayudan a seguir enfocados en nuestro objetivo a largo plazo, es decir, si nuestros objetivos a largo plazo nos llevan demasiado tiempo, en algún momento podríamos perder de vista cuál era el punto 🫠: imaginemos que ya tienes una cantidad considerable ahorrada para tu viaje y aún no es la suficiente, pero ves una pantalla en descuento o ese teléfono que tanto querías, probablemente sea muy tentador comprarlos; si eso se repite varias veces, podrías perder gran parte de tu avance. En cambio, si tu meta a mediano plazo es juntar una cantidad específica de dinero cada 6 meses, tal vez podrás ser más objetivo en los gustos que te puedes permitir y cuáles de plano ya no. Recuerda, Astronauta, la cosa tampoco es castigarte.

Metas a corto plazo

Así como dividimos las metas a largo plazo en unas más pequeñas, alcanzables y fáciles de medir, dividiremos las metas a mediano plazo en unas metas todavía más pequeñas. Siguiendo con el ejemplo anterior, ese ahorro de 6 meses lo podríamos ir dividiendo en semanas y con un plan ya más establecido, es decir, si te fijas una cantidad semanal que debes ahorrar, el plan podría ser evitar algunos gastos hormiga e innecesarios para que puedas lograr estas pequeñas metas semanales. También te ayudarán a mantenerte motivado, pues verás resultados que, aunque podrían ser pequeños, te ayudarán a acercarte más a tu meta😉.

Recomendaciones para lograr tus metas

Ahora sí, aquí te van algunas recomendaciones para lograr tus propósitos, que van desde el momento en que te planteas tus objetivos, hasta estrategias útiles que podrían ayudarte a alcanzar tus metas 🚀.

Establece metas realistas

Para este punto es suuuuper importante que te conozcas muy bien, ¿por qué? Debes conocer tus fortalezas y debilidades no sólo para plantear metas realistas, sino también para definir el tiempo y recursos que estás dispuesto a invertir para lograrlas. Además, esto permite que los objetivos sean alcanzables. Si este punto lo unes con las metas a corto plazo o pequeñas acciones que puedes ir haciendo actualmente, de esta manera comenzarás a avanzar poco a poco hacia tu meta, por lo que te sentirás bien y motivado de manera constante. ¡Gran punto para no tirar la toalla! 🙌

Prioriza tus metas

La clave es identificar cuáles son las metas que son más importantes para ti y, al haber un límite establecido, es muy recomendable que te plantees cuáles objetivos merecen más tu atención y no centrarte en 15 metas que no te permitan brindarle la atención que merecen a cada una. Este punto es completamente subjetivo e irá de acuerdo con tu propio concepto de éxito, aunque otro criterio que puedes aplicar es preguntarte, ¿cuáles metas me ayudan a cumplir este objetivo? 🤔

Elabora un plan

Es decir, traza un plan de trabajo para alcanzar tus metas, lo puedes hacer de diversas maneras y una de ellas es a través de las metas a corto, mediano y largo plazo, que ya repasamos cómo clasificarlas anteriormente. Dividir las grandes tareas en unas más pequeñas nos ayudará a no sentirnos intimidados por un gran objetivo. 

Otra manera de elaborar un plan es identificar cuáles son las acciones necesarias para lograr tus objetivos más importantes, de esta manera, podemos plantear los “no negociables” y, a su vez, las metas que podemos empezar a cumplir desde ahora 😎.

Sé constante

La constancia va de la mano con la motivación, es decir, van a ser esas virtudes que nos ayudarán a no abandonar la misión. Si estás lo suficientemente motivado, entonces es más fácil que seas constante, pues podrás seguir con tu plan, aún cuando las cosas no salgan como esperas. Por otro lado, algo que perjudica a la constancia es el compararse con los demás y es aún peor si en esa comparación sales perdiendo ❌. Amix, cada quien va a su ritmo y eso está bien, evita comparar tus logros con los de otros, eso podría ser perjudicial para alcanzar tus metas.

Implementa estrategias

Considera los recursos y herramientas que puedes utilizar para lograr tus metas, por ejemplo, si quieres hacer más ejercicio, podrías revisar si hay alguna aplicación que puede ayudarte. También puedes buscar diferentes formas para adquirir nuevos hábitos. Una estrategia que te podría funcionar es la de los objetivos SMART, que, básicamente, retoman algunas de las cosas que te hemos mencionado. Por sus siglas en inglés, este método se refiere a que tus objetivos sean:

🎯 Específicos: lo más detallados posible.

🎯 Medibles: ¿cómo evaluarás tu progreso? 

🎯 Alcanzables: tiene que ver con los recursos y tiempo que puedes dedicarle.

🎯 Relevantes: que sea importante para ti y tus necesidades.

🎯 Temporales: ¿cuánto tiempo te llevará lograrlo?

Sé flexible

Astronauta, considera algo bien importante: todo cambia constantemente. Hay cosas que no podemos controlar, no están en nuestras manos y no dependen de nosotros. Gracias a eso, nuestra meta podría estar sujeta a cambios, en algunos casos, puede ser solo el tiempo que tardemos en lograrla, pero también se vale hacer cambios más drásticos como la misma meta. Nosotros mismos estamos cambiando todo el tiempo, por lo que las metas también, sobre todo si son a largo plazo, pues muchas circunstancias pueden modificarse en los años que te tomará lograrla. No te sientas culpable si las circunstancias te orillan a cambiar de objetivo. 🤗

¿Cómo evaluar mis metas?

Llevar un seguimiento constante en el proceso de lograr tu meta es importante, pero hay que ser cuidadosos en cómo lo hacemos. Sí, ya lo mencionamos varias veces 😅, pero recuerda que este camino no te debe generar estrés o frustración. Al hacer evaluaciones cada cierto tiempo, no consideres solo si lograste el objetivo o no, hay más que esas dos opciones. En el ejemplo de ahorrar dinero, tal vez no lograste ahorrar la cantidad que tenías contemplada, pero estuviste muy cerca de lograrlo, además, lograste reducir algunos gastos hormiga innecesarios. Todos esos factores te están ayudando a acercarte a tu meta por muy pequeños que parezcan, celébralos y reconoce tu esfuerzo 😌.

Estas evaluaciones también pueden ayudarte a hacer ciertos cambios o ajustes en tu plan de trabajo si piensas que no te está ayudando lo suficiente. Otro punto del que tenemos que hablar es que, mejorar tu autoestima, confianza y diálogo interno puede ser de mucha ayuda para cualquier proceso que decidas iniciar, ya sea una meta o un nuevo proyecto.

Estos factores son fundamentales, pero si sientes que desde ahí ya hay algo que no está bien, recuerda que la terapia es una gran opción para mejorarlos, además, un psicólogo puede brindarte herramientas de organización o de cómo priorizar elementos, la terapia también puede ayudarte a lograr tus metas.

En Astronauta Emocional tenemos a toda una tripulación de expertos que están listos para ayudarte, ¡escríbenos y te asesoramos para elegir a tu terapeuta! 🚀